Como Realizar lavado nasal en niños

¿Como hacer un lavado nasal en bebés?

El clima cambia constantemente y con ello,  los resfriados, el catarro y “los temidos mocos”.

Existen muchas técnicas y productos para limpiar los mocos de la nariz (y de toda la zona nasofaríngea), os voy a explicar el método más seguro y más completo para evitar la obstrucción nasal y conseguir un correcto cuidado de las vías aéreas.

¿Qué utilizar?

Para limpiar correctamente la nariz, es necesario usar SUERO FISIOLÓGICO o también conocido como Solución Salina Normal (evitar utilizar productos con sales, ya que pueden causar irritación o heridas y resecar la pared de las fosas nasales). El suero fisiológico lo podéis encontrar en distintos formatos: monodosis (uno para cada orificio nasal) o en botella de distintas capacidades (usar con jeringuilla sin aguja, aprox. de 2 a 5 ml. por orificio en niñ@s pequeñ@s y aumentar la dosis en función del tamaño del niñ@).

NUNCA utilizar solamente los aspiradores si hay mucho moco, ya que al aspirar con mucha fuerza se pueden provocar lesiones en el oído por aumento de la presión.  Al utilizarlos tener la precaución de aspirar lentamente y sin que se produzca vacío.

Posiciones:
La mejor posición es boca abajo con la cabeza de lado, ya que le puedes sujetar mejor, con una mano le sujetas la espalda y mantienes la cabeza girada, mientras con la otra echas el suero.
También puede hacerse boca arriba con la cabeza de lado evitando que lleve la cabeza hacia atrás para que no trague el suero.  En esta posición hay que tener la precaución de colocar al niñ@ sentado tras la introducción del suero para favorecer la expulsión de las secreciones.

En niñ@s mayores se puede realizar sentado con inclinación de la cabeza hacia un lado y un poco de flexión (ligeramente hacia delante).


La técnica:
Echar el suero por el agujero de arriba para permitir que recorra toda la fosa nasal. Si la nariz está muy obstruida echar un poco de suero y dar un pequeño masaje para ablandar las secreciones. Después realizar el lavado nasal con normalidad, instilando el suero a velocidad media hasta que haya recorrido toda la vía y salga el liquido y las secreciones por el orificio de abajo. Repetir hacia el otro lado.

Después de instilar el suero, es importante aspirar la nariz con el uso de apiradores en niños pequeños o que se suenen si son mayores. Limpiar el extremo antes de cambiar de orificio para prevenir infecciones.

Comentarios

Comentarios