Enfermedades respiratorias debido al cambio de clima

Nicaragua es un país de cambios climáticos impredecibles. Podemos despertar con una mañana fría y unas horas más tarde tener un clima muy caluroso. Aunque estamos acostumbrados a tratar con él, es aconsejable prevenir las enfermedades debido a los cambios climáticos.

Los niños deben recibir cuidados especiales para evitar enfermedades debido al cambio de clima, y nos referimos a enfermedades respiratorias e intestinales.

Para nuestro especialista el Dr. Francisco Bonilla, otorrinolaringólogo especializado en pediatría, es indispensable aplicar un sistema práctico y fácil de recordar que resuma los puntos primordiales para la prevención y el cuidado de las enfermedades por la variación de El clima.

Aplicar a estos consejos básicos

Este sistema se compone de cuatro pilares relevantes para monitorear: Alimentación, Mantenimiento, Asistencia y Evasión (AMAE).

Estos ayudan al cuerpo a crear defensas para combatir enfermedades, monitorean de cerca cualquier síntoma, así como ayudan a evitar dañar el medio ambiente para evitar enfermarse, explica el Dr. Bonilla.

1. Alimentos: Es importante complementar con productos que contengan vitaminas A, C y D. Beba por lo menos dos litros de agua al día, consuma verduras y frutas que contienen los cítricos esenciales para el cuerpo, como naranja, mandarina, guayaba, Zanahoria, tomate, papaya y limón.

Compruebe la expiración de los productos que consume comúnmente. En los días calurosos, tenga cuidado de que los alimentos como el pescado, la carne o los alimentos enlatados los mantenga en un lugar fresco y sin ningún riesgo.

Recuerde hacer la diversión de la alimentación de sus hijos, a través de juegos, la decoración de los platos o incluir algún ingrediente adicional que les gusta. Esto proporciona una nutrición sana y agradable.

2. Mantenimiento: Comprobar la temperatura de los niños es muy conveniente, especialmente si presentan cualquier síntoma de gripe o malestar físico. Una valiosa recomendación para defender a los niños de las variaciones climáticas es usar lo menos posible calentadores o ventiladores, refugiarse adecuadamente cuando salgan y lavarse las manos al llegar de la calle, antes de comer e ir al baño.

3. Asistencia: Visite periódicamente un chequeo médico para ver si hay alguna molestia causada por los cambios en el clima, es una medida de defensa, así como evitar la automedicación.

4. Evasión: contaminar el medio ambiente, quemar neumáticos, hacer hogueras, usar cohetes y fumar en casa o en lugares cerrados donde hay niños, comer fuera del hogar o en lugares insalubres, son en muchos casos un factor para contraer enfermedades. Causando irritaciones o infecciones estomacales. Evitar estas actividades ayudará significativamente no sólo a su familia, sino también al entorno que le rodea.

La salud de los más pequeños es lo más importante. Después de los cuatro puntos de este plan de prevención no sólo evitará la enfermedad en sus hijos, sino que contribuyen a un buen hábito de alimentación. Estos son elementos para combatir los cambios de temperatura y el contagio de ciertas enfermedades.

Comentarios

Comentarios